La Tahona del Chef

Le tengo un cariño especial a La Tahona del Chef.
Un local bien decorado, sencillo, no demasiado grande, con espacio para unas 40 personas, bien atendido y servido. Desde hace años venimos con una cierta regularidad ya que nos queda a salto de mata cuando no nos apetece conducir o sencillamente para comer de una forma decente y bonita, rápido y sin que te afecte demasiado en la integridad del bolsillo.

La carta
El sabado 14 se dio la circunstancia de la desgana de volante para recordar viejos tiempos.

                                     Un aperitivo, sencillo y sabroso   

 El pan, siempre recién hecho y a tu gusto

Eramos cuatro comensales, dos optaron por el menu del Chef que estaba conformado por una ensalada, que al parecer se desviaba bastante de lo dicho en la carta, una carne con mucha salsa, para mi punto de vista demasiada, y un postre a base de mousse de yogurth y frutos rojos, exquisito al decir de los que se decantaron  por esta opción. 
El resto nos fuimos tambien por ensaladas, tibia de langostinos en un caso y del día la otra.

 Las ensaladas, de langostinos y la del día

En los segundos haciendo compañia a la carne de los menus habia un solomillo decente, sin mas, y un bacalao muy bien desarrollado.

 El solomillo, decente 
La carne del menú del chef
El bacalao, exquisito, pero yo a este esparrago ya lo conozco, 
ya me acordaré donde lo vi antes. Quizás un poquito más arriba?
El único postre que acompaño a los del menú fue una tarta semifria de nata, trufa y yema tostada que desmereció del conjunto, quizás en un banquete de una boda daria el pego pero no aquí. Creo que el listón lo hemos bajado bastante, en este aspecto cuando menos.

 La tarta semi fría, sencillamente, no procedía
El postre del menú, delicioso

La fiesta con las consabidas cervezas gallegas rondó los 38 euros por comensal. Con estos importes hemos toreado en mejores plazas. Puede ser que me haya apresurado a escribir en el inicio lo de la integridad del bolsillo, pero por no volver atrás y borrar lo que ya esta dicho, vamos a perdonárselo por esta vez, y sin que sirva de precedente, que enseguida nos anclamos en las malas posturas y eso es muy malo, al menos en tiempos de crisis.

La cuestión es que, desde los tiempos de la Volvo Ocean Race que tuvo su inicio en Vigo, allá por el año 2005 al ambiente de La tahona del chef (localización) se le van pegando los velos del paso del tiempo, de la quietud en un momento en el que es imprescindible moverse para permanecer lo mas centrado en la foto de la actualidad, en definitiva para poder estar en el mundo gastronómico de cualquier ciudad hay que innovar, traer nuevas propuestas, sorprender, abrir nuevos caminos, pero siempre manteniendo una linea de calidad y saber hacer estable y sin altibajos, por mucho que cambies al personal o al mismísimo jefe de sala (que no es el caso) y esperamos que no lo sea en muchos años por su profesionalidad.

El publico sigue acudiendo y leyendo la carta en la puerta del restaurante

Entendemos, desde RdC y siempre de forma personal, que La Tahona del Chef es un ejercicio de estilo de una empresa especializada en comidas preparadas, puestas en escena de catering para eventos como bodas y demás actividades paralelas. La casa matriz tiene un producto decente, bien presentado y una atención notable. Quizás deberían marcarse una meta como la de Ferrari en el grupo Fiat, la de Lamborghini en el imperio Audi o la de AMG en el universo Mercedes Benz si habláramos de coches, es decir, tener un buque insignia que haga honor al nombre de una empresa dedicada al mundo de la manduca, eso no solo no sería malo, sino mas bien, creemos que seria la guinda de un pastel bien posicionado, al menos en el mercado local de Vigo y la cuestión es que la guinda la tienen, se llama La Tahona del Chef  y tan solo hay que cuidarla para que no se marchite y tenga un aspecto lozano y lustroso y no de pasada de fecha. No queremos para nuestro cercano restaurante de referencia en la zona de la Plaza de al Independencia, en Vigo una guinda ajada.
Se merecen que la guinda brille, y nosotros, por supuesto, también.
A disfrutar.
A %d blogueros les gusta esto: