Latas, Copas y Puros

El acceso desde la A55 viniendo de Porriño. En cualquier caso, la salida 24, nos deja, prácticamente, en la puerta

El acceso desde la A55 viniendo de Porriño. En cualquier caso la salida 24 nos deja, prácticamente, en la puerta

 

 

Y nosotros lo disfrutamos.

El trabajo de conseguir que cale en el público un concepto como el Latas, Copas y Puros tiene que ser una labor de titanes pues titanes parecen los esfuerzos que hacen con novedosas propuestas como la de este fin de semana con una caminata acompañados de un experto micólogo para saber lo que pillamos y, después, cocinamos, al calor de la lumbre en Salceda. Podéis anotaros en su página de Facebook https://es-es.facebook.com/LatasCopasePuros

Aparentemente, las propuestas distintas, novedosas, atrevidas, rompedoras, no son bien recibidas por nuestra sociedad. Esto es lo que ocurre con Latas, Copas y Puros, una apuesta lúdica y gastronómica que se nos presentó hace ya tres años en terrenos pertenecientes al municipio de Salceda de Caselas, muy próximos a la autovía Porriño-Tui.

Si bien es cierto que el desplazamiento hasta el lugar de las instalaciones de Latas, Copas y Puros hay que hacerlo si quieres pasar un buen rato en compañía de los tuyos, lo notable y destacable es que la estancia en sus instalaciones, en verano, o invierno, en la primavera o el otoño, tiene que ser pecado a la fuerza por que la iglesia nos tiene acostumbrados a que todo lo bueno es malo para nuestra alma, así que nuestra estancia en tan pecaminoso centro, inexorablemente, nos conduce al infierno. Sin más.

Pero nos da igual, preferimos el calor del averno antes que ausentarnos del goce que representa el Latas para todos los asistentes.

Unas instalaciones, con tres años de antigüedad, fruto de las muchas elucubraciones de sus propietarios para darle forma a sus ideas con una edificación soberbia, donde priman el hormigón, el acero y el cristal pero, donde también tienen cabida las viejas piedras que conformaban la construcción original de la que se conservó alguna pared pensando más en la decoración que en cualquier otra cuestión.

Latas, Copas e Puros

Así nos encontramos con un edificio de dos plantas con un amplísimo aparcamiento, al que se accede por un reluciente asfalto propiedad de la finca. Existe, incluso, un aparcamiento especialmente acondicionado para discapacitados, que se asoma a la entrada principal.

Las latas. En esta ocasión de la Real Conservera Española.

Las latas.
En esta ocasión de la Real Conservera Española.

La planta baja comprende, además de las instalaciones como vestuarios para el personal, lavandería, la zona de frío, la bodega climatizada, una moderna cocina con, absolutamente todo lo necesario para ponerse a trabajar de forma inmediata e incluso una sala para ctuar inmediatamente sobre sus mesas a la vista de la cocina, sin cristales ni ocultamientos de olores ni colores.

Y a fe que lo de trabajar a la vista lo hacen y bien. Nosotros solemos asentarnos haciendo honor al nombre del recinto y, casi siempre, comenzamos con unas latas a modo de aperitivo, pudiendo decantarte por lo que más te apetezca pero, desde luego, unas sardinillas acompañadas con unas laminas de cebolla y unas pequeñas tostadas de panecillo confeccionadas al momento en el horno, hace que comencemos a considerar la opción de que, claro está, nos hallamos en pleno proceso de consumación del pecado porqué como dije más arriba en el infierno tenemos que estar.

En la planta superior acompañando a la barra de rigor se encuentran diversos reservados así como un par de terrazas para poder explayarnos antes, durante y después de las manducas, amén de los servicios.

Los acompañamientos a la lata inicial puede ser cualquier cosa por que el resultado siempre será el adecuado. Hemos visitado el local en múltiples ocasiones y excepto los sobresaltos que llevas cuando se produce un cambio en la carta que te dura hasta que catas lo nuevo y te olvidas de la exquisitez que antes tenias por sublime, cambiando totalmente tu forma de entender la buena mesa.

Pata de ternera con fabas y arroz. Exquisito.

Pata de ternera con fabas y arroz.
Exquisito.

La última de mis comidas en este entorno que se produjo hace menos de una semana, nos presentó como plato principal tras el paso por la obligada lata y un paté de marisco con una ligerisima vinagreta reducida con Módena

En esta comida nos presentaron una de las novedades de la carta en forma de pata de ternera con fabas blancas que fue la decisión de los dos comensales que, en esta ocasión, compartimos mesa, mantel y vianda.

El plato presentado en sartén a modo de cazuela, tenia el grado justo de color, textura y sabor para hacerlo un fijo en la nueva carta. Esperemos que el resto de comensales sean de la misma opinión y consigamos entre todos que el plato se asiente. Seguro que si.

Como comida de trabajo rematamos la faena con un café y en el capitulo liquido nos decantamos, únicamente, por dos cervezas ya que la reunión continuó tras el frugal refrigerio.

Resumiendo, un entorno perfecto para una reunión familiar, a cubierto o al aire libre, al calor de la chimenea o en el sombrío cesped donde los robles campan a sus anchas.

Otro día os cuento más.

Preguntad por Irene para que os aconseje con que llenar el buche. Y, de soslayo, por si no os lo había dicho, tras el letrero negro y amarillo se hallan, nada más y nada menos que Esteban Cidanes y su maravillosa y dulce Pili, alma mater, ambos los dos, también del Esteban de Mos, del que hablaremos otro día ¿os parece?

Sed buenos que me entero de todo y a la mínima os saco la roja directa.

Rico de carallo logo 2014.07.24

A %d blogueros les gusta esto: